Retos del sector minorista en México con IoT

Retos del sector minorista en México con IoT

El constante crecimiento de la conexión entre los objetos y las personas a través de internet, trae consigo un fuerte impacto económico y nuevas oportunidad de negocio para el sector minorista mexicano. El reto del sector retail, será implementar soluciones del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), no sólo para mantenerse competitivo y atractivo en los mercados internacionales, sino también para mejorar la satisfacción de los consumidores, diferenciarse de la competencia y optimizar sus operaciones en el corto plazo.

Es a través del Internet de las Cosas, donde el sector minorista tendrá mayores posibilidades de llegar a los usuarios y saber de manera anticipada cuáles son sus necesidades. Lo anterior, a través de la automatización de pedidos, el conocimiento de los hábitos de compra de los consumidores y la oferta de servicios personalizados de acuerdo a la ubicación de los consumidores. Se dice que la demanda de los consumidores por mayor conveniencia, disponibilidad de producto, e interacciones personalizadas y contextualizadas está impulsando la adopción de tecnologías de IoT.

Algunos ejemplos de casos de uso de IoT en el comercio minorista son:

  • Trazabilidad y rastreabilidad de productos
  • Enganche y operación interactiva con los consumidores
  • Mensajes y publicidad enfocada y personalizada
  • Inteligencia de compra/venta
  • Pagos móviles
  • Administración del inventario
  • Administración de activos

Actualmente en México hay más de 62 millones de Internautas de entre 6 y 55 años de edad, los cuales se conectan en promedio 6 horas y 11 minutos diarias a Internet, principalmente desde su casa o el trabajo de acuerdo con datos del Estudio de Comercio Electrónico en México 2015 que realizó la AMIPCI.

El uso de smartphones y tabletas está impulsando el crecimiento del IoT en nuestro país, pues la compra de artículos y servicios a través de Internet ha crecido en los últimos años a doble dígito. Los consumidores utilizan sus dispositivos móviles para buscar detalles de los productos, comparar precios y localizar las tiendas cercanas antes de adquirir cualquier producto o servicio. Ahora ellos deciden qué, cómo, dónde y de qué manera compran. Tan sólo en 2015 el comercio electrónico en nuestro país generó una derrama económica de 162 mil millones de pesos según cifras de la Asociación Mexicana de Internet.

Es un hecho que los retailers mexicanos deben centrar su atención en planificar sus estrategias comerciales y utilizar las herramientas tecnológicas adecuadas para maximizar el potencial de las nuevas tendencias que les ayuden a saber más sobre los hábitos de consumo de sus clientes en tiempo real para llegar a más audiencias.

Cabe señalar que actualmente el comercio minorista en México tiene un valor de tres billones 362 millones de pesos, y se espera que en los próximos años registre crecimientos por arriba del 19%, de acuerdo con Euromonitor. Mientras que Cisco estima que en los próximos diez años el valor potencial de la conexión de personas, procesos, datos y cosas generará 197 mil millones de dólares en México, 34 mil millones en el sector público y 163 mil millones en el privado.

 

Equipo editorial ho1a